HISTORIAS DE - SOLIDARIDAD

/solidaridad/ En sociología, solidaridad se refiere al sentimiento y la actitud de unidad basada en metas o intereses comunes; es un término que refiere a ayudar sin recibir nada a cambio con la aplicación de lo que se considera bueno. ​Así mismo, se refiere a los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entre sí.


Voluntarios cavando uno de los estanques para peces

“Estamos exhaustos: hemos estado ayudando a la familia en su proyecto de peceras, para ser exactos, cavando 9 estanques en el suelo arcilloso de la jungla, de unos 6 metros por 4 y 2 metros de profundidad. Para empezar el día, caminamos una hora selva adentro, hasta donde tienen un terreno plano y despejado, pasando junto a otra comunidad, una tubería de petróleo (encima de la cual los miembros de la comunidad, aprovechando el calor que crea, cuelgan sus ropas directamente encima para secarlas), y muchos obstáculos como caminos embarrados, árboles caídos y cazadores que sacan productos (incluidos animales salvajes) para venderlos. Ayudarse mutuamente de esta manera es común, ¡lo llaman minga! Cuando alguien necesita ayuda, puede organizar una, siempre que incluya el almuerzo y bebidas en el sitio de trabajo. Realmente me encanta (a pesar de que es un trabajo duro) porque realmente puedes mezclarte con la gente, trabajar, cantar, comer y aprender a hacer las cosas con lo que tienes".


Mi pasión por aprender sobre los animales salvajes me llevó a trabajar junto a personas en más profundidad de lo que jamás había imaginado. En primer lugar, trabajé durante unos diez años coordinando voluntarios internacionales que llegaban para ayudar a cuidar a los animales en nuestros Centros de Rescate y Rehabilitación de Animales. Una amplia diversidad de individuos de muy diferentes antecedentes y edades, que tenían que vivir en habitaciones estilo dormitorio y participar plenamente no solo en el cuidado de los animales, sino también en la limpieza de los excrementos de los animales, construcción de estructuras, trabajo de mantenimiento y, al final del día, cocinar unos para otros y mantener nuestros propios espacios impecables. Y, por supuesto, ¡llevarse bien y pasar un buen rato! Entonces, cuando yo y mi exitoso centro de animales de estilo voluntariado comenzamos a trabajar codo a codo con una comunidad amazónica kichwa en lo profundo de la selva ... ¡eso era una maestría en comportamiento humano y antropología!


Los kichwas amazónicos tienen una fuerte conexión con el bosque y los animales que viven entre ellos. Creen que los humanos, las plantas y los animales tienen almas y son considerados casi iguales. Las almas de las plantas son de particular interés porque el bienestar de una comunidad depende de una relación saludable con la naturaleza. Cuando tienen una buena relación con el bosque y sus espíritus, creen que los espíritus traerán riqueza al bosque amazónico.


Tienen muchas tradiciones interesantes, pero de la que quiero hablar hoy es una de trabajo en equipo, solidaridad y empatía. Una que reúne a las personas en la búsqueda de un objetivo común; renunciar a los deseos individuales por la necesidad colectiva; hacer algo para hacer que la comunidad sea mejor y más fuerte. No hay una palabra para esto en inglés. Pero, en kichwa sí: minga.


En todas las nacionalidades indígenas en Ecuador, llamar a una minga es un llamado a la acción. Y es una llamada de alta prioridad. Las familias y comunidades vecinas entienden la necesidad de ayuda y todos salen a ayudar, a menos que algo muy grave los detenga, como un problema de salud. Lo que envidio no es solo su carácter proactivo y comprensivo, sino también su carácter sin prejuicios, sin importar quién necesita la ayuda y quién estará allí, sino centrándose claramente en la causa.


Después de 3 semanas de trabajo, finalmente colocamos las últimas hojas en el techo de hoja de palma de esta gran casa comunal

Y realmente hicimos realidad cosas. Ya he mencionado los nueve enormes estanques de peces en lo profundo de la selva; y también construimos casas de palma chonta (o acero vegetal como lo llaman, debido a su increíble dureza), y con madera y un techo de hojas de palma. Tanto la construcción de los estanques como la construcción de la casa grande tomaron semanas de trabajo cada una. Y es un trabajo duro, a menudo bajo la lluvia, a menudo bajo el sol tropical. Pero te ríes, tienes conversaciones valiosas y te unes a tus compañeros como en ningún otro momento.


Lo interesante de esto es que los niños y las niñas también participan en la minga (como en cualquier otra actividad). Lo que tiene sentido, también son parte de la comunidad. Escuchan, aprenden a trabajar, reúnen materiales, llevan materiales, construyen con herramientas, hacen fuegos, cocinan y se ríen junto a los adultos. No son apartados a actividades más infantiles lejos de los adultos. No se entretienen para que los adultos puedan hablar y trabajar "en paz". Son respetados como personas hábiles y capaces, y este enfoque les ofrece una experiencia de aprendizaje interminable y una fuente de confianza que los convierte en niños altamente capacitados y resilientes. Tengo infinitas historias sobre estos niños y niñas pero quiero destacar a Julio, uno de los hijos de la familia con la que trabajé. Tenía alrededor de 8 años cuando lo conocí y nunca dejó de sorprenderme. Diseñaba artilugios y construcciones de ingeniería pura, usando cualquier cosa que encontraba, y se ofrecía durante horas para enseñar a nuestros humildes voluntarios occidentales a pescar con un trozo de caña. No solo era hábil, sino paciente, confiado, respetuoso y muy ágil.


Las valiosas lecciones de pesca de Julio

En esta comunidad había un sentimiento de equilibrio general que rara vez he visto prevalecer en nuestras comunidades. Por supuesto, no sugiero que todos cavamos estanques de peces ni que saquemos a nuestros hijos de la escuela y los pongamos a trabajar. Sin embargo, sí creo que un baño de comunidad regular y objetivo debería formar parte de nuestras vidas, y que nos devolvería un ambiente más equilibrado y respetuoso. Y sí creo que los niños y las niñas deben participar activamente en las conversaciones y reuniones de los adultos, y asimismo deben tener tareas y responsabilidades igual que todos nosotros. Importante es también la promoción y dinamización de los espacios comunales de las ciudades y de los barrios para unir a las personas, sin importar si son viejos amigos o nuevos amigos, de un grupo o de otro grupo, jóvenes o viejos.


Quizás si logramos creer que las plantas y los animales son iguales que nosotros, entonces creer que todos los humanos somos iguales es pan comido. Quizás entonces podremos pensar colectivamente de nuevo.



El camino a las peceras!

67 views
STAY UP TO DATE
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Castellfollit del Boix, Barcelona |  info@wildme.eu |  Tel. +34-646853168

© 2018 Wild Me. All Rights Reserved